Semblanza


Soy Carol Arriaga,

Abogada feminista y defensora de Derechos Humanos.

Nací en la Ciudad de México.
Soy abogada, ecologista, feminista, me gusta moverme en bici, observar colibríes y comer chocolates. Tengo un perro, dos hijas, un esposo, y dos gatos. Familia clase media, que se ha hecho a si misma a base de estudios y esfuerzos. Mi mamá es maestra de primaria y su papá abogado litigante. Tengo una hermana y tres sobrinos.

Inicie mi activismo en 2006, participando como ciudadana en la concentración en el Zócalo por el desafuero. Jamás me hubiera imaginado militar en un partido político.


A finales de 2012 inicié una participación más activa con el movimiento que en 2013 solicitaría su registro para convertirse en partido político. Mi esposo fue quien me invitó y me insistió. La causa me convenció. En ese entonces era funcionaria pública entre semana y distribuidora del periódico Regeneración los fines de semana.

Fui la primera secretaria de derechos humanos del Comité Ejecutivo Delegacional en Azcapotzalco y coordine la conformación de más de 300 comités de base, fui constituyente suplente de Irma Eréndira Sandoval, hice campaña también para la maestra Delfina en 2017, y en 2018, para Claudia Sheinbaum y para el Lic. López Obrador, así como para los candidatos de Azcapotzalco.
Colaboré con Abre Más Los Ojos en el manual Femsplaning, hablemos nosotras. Fui vocera en la agenda de mujeres del candidato presidencial en varios programas (Si me dicen no vengo, Risco, etc.).


La vida me hizo feminista. Las injusticias patriarcales de mi familia fueron detonantes para mi rebeldía en mi niñez. Pero me acerqué al feminismo teórico cuando ingresé al CEAMEG de la Cámara de Diputados, ahí tomé algunos cursos y luego obtuve una beca para estudiar derechos de las mujeres en la Universidad de Chile.